Colombia, Cultura, Medellín

Comuna 13 – el símbolo del resurgimiento de Medellín

Comuna 13 – el símbolo del resurgimiento de Medellín

Alguna vez lo vecindario lo más peligroso de Medellín, hoy la Comuna 13 se ha convertido en un foco para turistas y paisas por igual. El grafiti colorido e impresionante cubre los muros, la música animada llena las calles y una energía infecciosa se difunde entre los visitantes. Sin embargo, 20 años atrás, hubiera sido inconcebible que gente de todo el mundo quisiera pasar tiempo aquí, y mucho menos que hubiera sido bienvenida. Hace 20 años, las calles de la Comuna 13 conocían violencia y terror.

     La ciudad de Medellín está compuesta de 6 zonas que se dividen en 16 comunas. Antaño el trece, también conocido como San Javier, era de mala fama por ser el barrio más peligroso del mundo y fue marca de mucho del conflicto civil que aterrorizaba a Medellín durante 5 décadas. Ahora, la comuna representa la esperanza de cambio en la ciudad. Para entender el alcance total del cambio radical que ha vivido la comuna, es importante tener el contexto de su historia de sufrimiento.

    La comuna infame fue bajo el control de las FARC, alguna vez el grupo rebelde mayor de Colombia, y bandas rivales. La comuna era un área de importancia estratégica para los grupos paramilitares y guerrilleros; tener el control de la comuna significaría tener el control de la autovía San Juan y pues facilitar y monitorizar a la transportación de bienes ilegales como drogas y armas. Se estima que a la vez habίa en operación más de 20 bandas opuestas, luchando para afirmarse. Ubicada arriba de la montaña, los rebeldes tuvieron un sitio de vistas privilegiadas desde la comuna. Por consecuencia los servicios públicos no se atrevían pasar por las calles por temor de ser atacados. Los inocentes estaban sin ayuda y era común ver cadáveres por las calles. Aislado de la ciudad, y cortado de los servicios públicos, la policía y la ambulancia, la comuna no conocía ningún tipo de comodidad o seguridad. Un tasa de homicidio enorme y miles de civiles forzados a desplazarse de sus casas dejaron los civiles en una situación desesperada. La comuna fue un lugar de terror y la vida diaria era un caso de sobrevivir.

El gobierno reconquistó la comuna con el operativo militar Operación Orión en 2002, la culminación de 17 operaciones para expulsar a los rebeldes de la comuna. Desafortunadamente, cienes de inocentes eran heridos y después del episodio muchos desaparecieron. Sin embargo, desde entonces, la comuna ha experimentado un proceso de urbanización con la construcción de seis escaleras eléctricas que suben la montaña al aire libre, las primeras de su tipo. Ubicado en el barrio ‘Las independencias’, las escaleras conectan por primera vez las casas en los barrios marginalizadas con el sistema de metro y por extensión el centro de la ciudad abajo, mejorando directamente la vida de más de 12 mil ciudadanos.


Graffiti Tours operan alrededor de la comuna cada día y revelan su historia tumultuosa. Los grafitis pintan su transformación y son testimonios del episodio de horror. Algunos de los guías turísticas son miembros de la comuna y aquí han vivido toda la vida. Son abiertos sobre la realidad dura de su historia, optimistas en cuanto al futuro y por encima de todo orgullosos de su comunidad y su transformación dramática.

Ahora reconocida como uno de los barrios más seguros de la ciudad, la comuna se ha vuelto el símbolo de los avances tremendos que ha logrado la ciudad y una prueba de cómo puede mejorar; de todas formas la comuna es un símbolo del resurgimiento de la ciudad, y un modelo para países de todas partes, de avanzar de la historia de violencia, dolor y conflicto.

There are no comments yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts