Colombia, Cultura, Festivales, Viajes

El Carnaval de Barranquilla

El Carnaval de Barranquilla

Dado que la única experiencia que habíamos tenido de una época de carnaval era el carnaval de Rio de Janeiro – un ejemplo difícil de emular – era difícil saber que expectativas tener del carnaval de Barranquilla. Sin embargo, mientras Rio y Barranquilla sean ciudades de anfitrión de las dos mayores celebraciones carnavales del mundo, es casi imposible compararlas. Durante el carnaval de Brasil, el país entero se detiene. Se celebra en todas partes del país y la mayoría de la gente toma una semana entera de vacaciones, gracias al doble festivo. En cambio, el carnaval de Barranquilla se desarrolla a menor escala porque realmente solamente se celebra en la costa caribeña, e infelizmente no justifica ningún festivo. Por eso, todos decidimos ir sin ninguna expectativa y aprovechar de cada minuto.

Carnaval de barranquilla, Pangea, Blog, Vivienda estudiantil, Student Accommodation, Medellín

 

El viernes por la noche arrancamos de Cartagena con rumbo a Barranquilla. Animados por la salsa y el vallenato que tocaba durante todo el camino y, después de una parada rápida a comprar arepa de huevo, llegamos más temprano de lo que habíamos esperado. Saliendo del bus en Barranquilla, se escuchó música tocando a volumen súper alto y se veía adornos colorados de carnaval por todas partes. La emoción en el ambiente era palpable. Esa noche, experimentamos por primera vez la tradición de echar harina sobre los demás. En cualquier día normal, salir de un bar, cubierto de harina (que ensucia el pelo, los ojos y las orejas) gracias a los nuevos ‘amigos’ que has hecho mientras estabas sentadito tomando Club Colombia, parecería extraño. Sin embargo, en el carnaval de Barranquilla es tradición echarle harina de maíz y espuma a los otros carnavaleros.

El sábado por la mañana salimos temprano disfrazados de nuestras faldas hawaianas, guirnaldas de flores y rostros cubiertos de Mireya – cuatro gringos sin tener la menor idea. El ambiente carnavalero en las calles era realmente algo especial. Las familias aprovechaban la oportunidad de unirse y tener sus propias fiestas en el patio de sus casas. La gente se iba con prisa hacia la Vía 40 en sus disfraces, todo acompañado por un reggaetón que resonaba por las calles y el olor de carne asada. La batalla de las flores es el día más importante de todo el carnaval. Las calles se llenan de vendedores de boletas gritando “palco, palco, palco” y esforzándose para vender las últimas entradas. En las plataformas hace mucho calor y la gente está muy sudada, pero es súper divertido. Una banda toca en vivo y los primeros miembros del desfile se acercan a la distancia.

Carnaval de Barranquilla, Pangea, Blog, Vivienda Estudiantil, Student Accommodation, Medellín

Como la mayor exposición folclórica de Colombia, el desfile celebra todas las facetas de la cultura colombiana, desde las reinas de belleza, a los campesinos, marimondas, afrocolombianos, bailarincitos hermosos que bailan detrás de los papás, aprovechando de la atención de la audiencia: aún la policía hace parte del desfile. Los diferentes estilos de baile representados en el carnaval de Barranquilla cuentan varias historias sobre la cultura de la ciudad. La Cumbia, que representa el romance, el Garabato, representando la batalla mística entre la vida y la muerte, y el Congo, para representar la memoria histórica de la esclavitud y la conexión con la África. Las festividades no paran después de los desfiles, sino que siguen hasta tarde por la noche. La mayoría de los carnavaleros se congregan en las calles para comer y después seguir bailando y tomando en los bares, esquinas o en los espacios abiertos. Desde los altavoces que se encontraban en casi todas las esquinas, se escuchaba casi todo tipo de música: salsa, vallenato, cumbia, merengue, reggaetón y champeta, por nombrar unos cuantos.

Carnaval de Barranquilla, Pangea, Blog, Vivienda Estudiantil, Student Accommodation, Medellí

Mientras los carnavaleros del domingo se dirigen hasta los desfiles de nuevo, esta vez con un dolorcito de cabeza, el ambiente se mantiene animado. Hoy, las boletas son más baratas, y se venden a casi mitad del precio de las boletas del sábado. Sin embargo, se mantiene un nivel de ánimo excelente y es un día mejor para que las familias vayan a los desfiles. Todos los desfiles se parecen relativamente, pero al corazón de todos, el eslogan “quién lo vive, es quién lo goza” se aplica, sin duda. Infelizmente, nos tocó volver a la casa el domingo por la tarde, pero las celebraciones siguen hasta el lunes y martes. En suma, una experiencia muy diferente al carnaval de Rio. Mientras la escala sea menor, se siente que es más íntimo y quizás más rústico, dándole su encanto especial y haciendo que sea único. Un fin de semana sensacional.

There are no comments yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts