Colombia, Educación, Historia, Medellín

Museo Casa de la Memoria

Museo Casa de la Memoria

Es doloroso y a veces poco común que los países asuman la responsabilidad por un trauma nacional. La mayoría de las veces, la gente opta por olvidar, no documentar y borrar las tragedias de la mente como si nunca hubieran pasado.

Sin embargo, el Museo Casa de la Memoria es ejemplar en mostrar como el trabajo de recuperación de la memoria ha cambiado este ciclo vicioso en Colombia. Abierto desde el 2006, es uno de los ejemplos más tempranos de iniciativas gubernamentales lanzadas para evitar la repetición del pasado y mostrar lo que se tiene por aprender, con el fin de prevenir que suceda otra vez.

Organizaciones parecidas al Centro de Memoria Histórica también trabajan para la construcción de una memoria nacional, así como para contribuir a la reparación del derecho a la verdad para las víctimas del conflicto armado de Colombia y sus familias.

Lo que más le llama la atención a uno sobre la Casa de la Memoria es la manera en que documenta, de forma tan completa, el conflicto armado de Colombia. Información que, durante tanto tiempo no se revelaba, ya está disponible para el conocimiento de la población.

Al entrar al museo, lo primero que se ve es un mural dedicado a unos de los nombres y rostros más reconocidos que, en su lucha por la justicia, perdieron sus vidas en nombre del conflicto armado. Entre ellos, el médico y defensor de los derechos humanos Héctor Abad Gómez, quien hacía campaña por la justicia social, y el periodista Jaime Garzón, asesinado por paramilitares por su trabajo.

Una línea de tiempo interactiva pretende ofrecer una representación de los eventos, permitiendo que los visitantes conozcan Colombia y su pasado, descubriendo para ellos mismos cómo eventos importantes han marcado la historia del país. Sin embargo, la verdad es que la historia de Colombia está lejos de ser sencilla y lineal. Por eso, el museo también la cuenta de una forma mejor, a través de instalaciones creativas de arte y música. Se cuentan historias emotivas de la victimización de grupos marginados como las mujeres, afrocolombianos y comunidades indígenas. Testimonios conmovedores en video de las personas más afectadas por el conflicto también están disponibles a tan solo un clic del botón en las pantallas táctiles.

La exposición actual, “Medellín: 70, 80, 90” describe las décadas más recientes en la historia de la ciudad, desde los años más difíciles hasta las luces de esperanza que empezaron a aparecer a finales de los años 90. Muestra los años 70 como una década de represión y violencia, los 80 como una época de miedo, y los 90 el comienzo de una época de potencial y esperanza.

Aunque con respecto a la búsqueda de la verdad y la paz, todavía falta mucho por hacer, especialmente para los que han sido afectados directamente por el conflicto, el Museo Casa de la Memoria personifica la transformación de la ciudad de Medellín y, mientras el contenido sea muy triste, hay muchísimo que aprender de lo que está por dentro.

There are no comments yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts